La parrilla mundialera

Imagen de admin

Copa del Mundo,del fútbol.

El Mundial de fútbol cambia no sólo la agenda informativa sino también el comportamiento del público, en una correlación interesante y que verá su ocaso una vez finalizada la competencia cuando la función periodística de los medios vuelva a la normalidad.

Rodrigo Durán Guzmán/Chile

(Periodista y Magíster)

A medida que se acerca el inicio del mundial de Brasil 2014 hemos podido constatar, especialmente en el caso de la televisión, el aumento de la cobertura informativa y noticias vinculadas al fútbol. Lo anterior cobra sentido si consideramos que esta competición se realiza sólo cada 4 años en una industria que mueve millones, tanto de masas como dinero. Ejemplo de esto último es el merchandising existente, las transacciones entre clubes por jugadores o los cerca de 13 mil millones de dólares que el Gobierno brasileño desembolsó para la construcción de estadios, cuestión que nos explicaría las razones que han gatillado multitudinarias y constantes movilizaciones ciudadanas en el país de la samba. Pero tranquilos, para eso está el fútbol y el jogo bonito.

Desde el 12 de junio al 13 de julio de 2014 no escatime grandes esfuerzos en informarse de alguna otra cosa que no sea fútbol y disfrute de las emociones y jornadas que despierta esta pasión de multitudes.

En el caso de Chile hemos visto también esta suerte de fenómeno mediático donde hechos tales como la cirugía a la rodilla de Arturo Vidal, si Alexis Sánchez se va o no del Barcelona, las posibilidades de la Roja en el denominado “grupo de la muerte”, o la desafección de tres jugadores de la selección por parte del técnico Jorge Sampaoli, adquieren relevancia concitando, en mayor medida, el interés por parte de las audiencias en desmedro de los habituales robos, asesinatos u otros que forman parte de la habitual crónica roja periodística.

La copa mundial de Brasil 2014 altera la tradicional agenda noticiosa imponiendo su propia agenda. Pero además genera un fenómeno social donde el concepto de grupo o asociatividad adquiere importancia transformándose en un acto masivo – colectivo donde, por ejemplo, hinchas de equipos rivales como Colo Colo y la Universidad de Chile, dejan a un lado sus diferencias ideológicas para alentar a la selección compartiendo espacios y emociones comunes dejando de manifiesto un sentimiento patriótico – nacionalista pocas veces visto en Chile y sólo en contextos de tragedia o la Teletón.

Así que ya lo sabe. Desde el 12 de junio al 13 de julio de 2014 no escatime grandes esfuerzos en informarse de alguna otra cosa que no sea fútbol y disfrute de las emociones y jornadas que despierta esta pasión de multitudes, teniendo siempre la certeza que una vez finalizado el campeonato mundial la función periodística de los medios volverá a la normalidad y continuará con su habitual parrilla informativa, una que no necesariamente congrega a la familia, los amigos y personas en general en torno a las noticias.

 

Califica este artículo: 
Average: 5 (1 vote)
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK