Familiares de Asesinada, piden Justicia 18 años después, en Guatemala

Imagen de admin

Por Rubén Darío Godoy Rodríguez (Jutiapa, Guatemala).

(Corresponsal de www.radiounido.com y www.mayakat.org).

A pocos meses de conmemorar 18 años de la firma de la paz firme y duradera, donde la población civil organizada, y la insurgencia instalada en Guatemala, contra el ejército nacional, aun las secuelas siguen vivas.

Hijas, esposo y nietos esperan saber quién aniquiló a su madre, esposa y abuela Marìa Magdalena Cifuentes Reyes, asesinada un 27 de abril de 1996, a siete meses de firmarse la Paz, encontrando su cadáver a eso de las 4 de la tarde, a inmediaciones de la ruta Santa Rosa de Lima, en el departamento de Santa Rosa, Guatemala, a 45 minutos de su casa de habitación Aldea Junquillo, Barberena del mismo departamento.

Segùn fuentes, sus hijas Iris Armelia Cruz Cifuentes, la mayor de ellas, luego de ser amenazadas de muerte vía teléfono, huyeron indocumentadas hacia los Estados Unidos, quienes aun añoran saber quién les quitò a su mamà.

A la fecha Auda Marielena, Emisan Dolores, Rosmeri Arcelì del mismo apellido, continúan a la merced de que las autoridades estadounidenses les conceda quedarse para no ser víctimas como su progenitora.

Se concluye que aun la Guatemala deseada, està en una constante encrucijada, porque hacer realidad la perspectiva de los ansiados Acuerdos de Paz, aquella mañana, tarde y noche del 29 de diciembre de 1996, no son como actos mágicos.

Hacerlos efectivos será dejar las tácticas barbaries del pasado, asi mismo optar aplicar un sistema equitativo de justicia penal; pero basado en los Derechos Humanos, porque llegar a una justicia militarizada, como la surgida como la g-2, donde las ejecuciones de posibles culpables fuè un hecho.

Concretar los Acuerdos de Paz, es reencontrar la justicia en sus defensores, policía nacional civil, y contrarrestar la impunidad. Por consiguiente Guatemala sigue en el reto y aceptar que sus problemas sociales son complejos, y que deben ser resueltos a pasos firmes, donde las recomendaciones no queden solo firmados como acuerdos y tratados internacionales, y plasmar que el pasado marque las buenas acciones, para que el presente consolide el futuro de actuales y nuevas generaciones.

 

Califica este artículo: 
No votes yet
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK