España sigue siendo un país de emigrantes

Imagen de admin

El crecimiento de la economía no frena el éxodo de españoles que deja el país. En el primer semestre del año 50.844 españoles han puesto rumbo al extranjero, un 30% más que en 2014, según los datos divulgados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística. El número de españoles que ha hecho las maletas en sentido inverso y ha regresado al país está lejos de igualar a los que se van: en los primeros seis meses volvieron 23.078 españoles, menos de la mitad que los que buscan oportunidades fuera. 

El número de españoles que se van mantiene una tendencia ascendente imparable. Un ejemplo de ello es que el número de los que se han ido en estos primeros seis meses supera a los de todo el año 2010, en plena crisis, cuando 40.157 españoles decidieron establecer su residencia fuera. Entre la población foránea el número de los que llegan se mantiene estable y ha alcanzado los 134.143 extranjeros en el primer semestre. El dato que ha evitado un drástico descenso de la población española es la fuerte bajada de los extranjeros que dejan el país, que se ha reducido a menos de la mitad en solo dos años al pasar de 233.320 personas en el primer semestre de 2013 a 113.762 en el mismo periodo de este año. Ello ha favorecido que el número de extranjeros que llegan a España superen en 20.380 personas a los que se han ido.

El balance global agrupando españoles y extranjeros deja una conclusión: España sigue siendo un país de emigrantes. Sin embargo, el saldo está cada vez más cerca de la paridad, la diferencia total entre los que se fueron y los que han llegado ha sido de 7.385 personas, la diferencia más baja desde 2009, gracias a que la marcha de los extranjeros residentes en España se ha interrumpido con fuerza. 

La primera consecuencia de ello es que España sigue perdiendo población. El total de habitantes ha bajado en 26.501 personas y es a 1 de julio de 2015 de 46.423.064 personas, casi un 0,06% menos que a comienzos de año. En el mismo periodo de 2014 la caída fue de 48.146 habitantes, por lo que se ha ralentizado el ritmo al que cae la población. Rumanía, Marruecos e Italia son, por ese orden, los países de origen de la mayoría de nuevos residentes en España, si bien los rumanos y marroquíes que dejan el país aún superan a los que llegan. La presencia de italianos, ucranianos, franceses y chinos es la que más crece.

La evolución del número de habitantes depende principalmente de tres factores: nacimientos, fallecimientos y movimientos migratorios. El número de recién nacidos había sido en los últimos 16 años mayor al de muertes, pero este año se ha roto la tendencia y el número de fallecidos es superior, si a ello le sumamos que el número de emigrantes supera al de las personas que llegan a España, el resultado tiene una doble lectura: España pierde población y la que hay tiene una edad media superior. "La tendencia a largo plazo es al envejecimiento y la disminución de la población. Solo podría evitarse con inmigración de población joven, que no se producirá hasta que el mercado de trabajo se recupere realmente y dejen de registrarse estas cifras de paro tan escandalosas", señala Pau Miret, investigador delCentro de Estudios Demográficos de Barcelona.

En todo 2014 la pérdida de población en España fue del 0,14% (-72.335 personas), y en 2013 la reducción fue más intensa, del 0,46% (-220.130). En ese escenario, la actual tendencia indica que España, con una tasa de 1,27 hijos por mujer, puede afrontar las consecuencias económicas de la caída y el envejecimiento de la población —entre ellas el pago de las pensiones—, y políticas, con la pérdida de protagonismo en el mapa europeo en forma de una menor representación en las instituciones comunitarias, que utilizan la población como baremo para otorgar asientos en el Parlamento Europeo.

Las previsiones del INE indican que España tendrá 45,8 millones de habitantes en 2024 y 40,9 en 2064. "El envejecimiento demográfico es un reto importante, ya que el sistema de bienestar está estructurado sobre la base de solidaridad intergeneracional, y la relación numérica entre cotizantes y receptores de prestaciones es un elemento clave en su sostenibilidad". explica la demógrafa del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CIS.

La caída de la población en España contrasta con la situación en otros países de su entorno como Francia, cuyo vigor demográfico, apoyado en una media es de 1,99 hijos por mujer, la más elevada del continente, promovida por importantes ayudas familiares, le lleva aaugurar un sorpasso a Alemania —que tiene una tasa de 1,40 hijos por mujer— como el país más grande de Europa en 2050, pese a la distancia que actualmente les separa —66,3 millones Francia frente a los 81,2 millones de Alemania—.

C       Castilla y León, la Comunidad que más población pierde.

Solo cinco de las 17 Comunidades Autónomas aumentaron su población en el primer semestre de 2015. En términos absolutos, Madrid es la que más creció con 15.552 habitantes más (el 0,24%), pero es Baleares la que ha atraído más nuevos residentes (4.244) respecto a su población, que creció un 0,38%. Cataluña, Murcia, Canarias y Melilla también crecen aunque a un menor ritmo. De entre las 12 regiones que pierden población destacan Castilla y León (que pierde 12.178 habitantes), Galicia (con 8.365 residentes menos), Castilla-La Mancha (-7.864), Aragón (-3.884) y Extremadura (-3.548). 

El País

Califica este artículo: 
No votes yet
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK