MICOMICÓN - "LA JUDIA DE TOLEDO"

Imagen de fuceta

MICOMICÓN CELEBRA SU 25 ANIVERSARIO CON UN LOPE "LA JUDIA DE TOLEDO" QUE SE ESTRENA EN EL TEATRO DE LA COMEDIA
Con un Lope de Vega inició su andadura, hace ya 25 años, la compañía teatral Micomicón. Entonces representaron Los melindres de Belisa. Ahora, cuarto de siglo después, ponen en pie La judía de Toledo, un drama político a la par que una historia de amor y de poder donde los hombres se comportan de manera reconocible en muchas de las actitudes que podemos ver hoy. Tal es la actualidad de los textos de uno de nuestros grandes del Siglo de Oro. La judía de Toledo se estrena en el Teatro de la Comedia de Madrid, sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, coproductora junto con Mirmidón de esta obra, que permanecerá en cartel desde mañana día 8 hasta el 26 de marzo.

Hace 25 años un grupo de actores recién salidos del curso de la Compañía Nacional de Teatro Clásico se quedaron con ganas de más, por lo que fundaron un grupo de trabajo que llamaron Producciones Mirmidón. No sin esfuerzo, y más en tiempos difíciles como los de los últimos años, la compañía se ha mantenido en pie, celebrando un total de 18 montajes, en muchos de los cuales los textos de Lope de Vega han servido de máxima inspiración.

El Fénix de los Ingenios es ahora el autor elegido para celebrar las bodas de plata de la compañía. La obra, "La judía de Toledo", un drama político y una historia de amor y de poder que Lope escribió inspirado en el reinado de Alfonso VIII, rey que durante diez largos años hizo dejación de sus funciones para vivir un intenso amor al lado de una judía a la que Lope llamó Raquel.

La directora de la obra y de la compañía, Laia Ripoll reconoce que se encuentra frente a un texto complejo como complejo es el momento que estamos viviendo y la situación que nos rodea. Tal es la actualidad de las obras de Lope de Vega cuyos personajes son reconocibles hoy día más allá de los sentimientos inherentes al ser humano indeformables, intransformables, intemporales como el amor, la ambición y el deseo de poder. Ripoll declara que “nos encontramos ante un texto de tremenda fuerza poética, sugestiva, embriagadora, perturbadora....en el que hay pasajes difíciles de olvidar, convencida de que puesto sobre el escenario crece y es capaz de provocar toda una catarata de sensaciones”.

“Tragedia política, tragedia terrible, brutal, implacable, cruenta. Lope en estado puro, el que reclama siempre un lugar en los escenarios”.

En cuanto al montaje, la compañía ha trasladado la acción que Lope desarrolló en su tiempo, el siglo XVI, a una época más cercana pero no de leyenda. La obra transcurre en los años 60 y 70. El vestuario, junto con la música y la incorporación del vídeo, al que dan gran protagonismo, añaden otros componentes al espectáculo que, según manifestó Ripoll en rueda de prensa, no hace sino añadir mayor riqueza al espectáculo.

No se trata, como en numerosas y pretendidas ocasiones, de actualizar o acercar al público contemporáneo el teatro clásico, sino de utilizar los numerosos recursos de que hoy día disponemos. Es más, la directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Helena Pimenta, presente también en la rueda de prensa, declaró que es la obligación del profesional del teatro trabajar los decorados y el vestuario. "No hace falta disfrazar a nadie para dar fidelidad a un texto o para que la gente acuda al teatro". "Por encima del vestuario y la escenografía que son meros aspectos estéticos, prima la necesidad de contar una historia escrita en otra época que se apoya en la palabra y que al público le permite alcanzar una sensibilidad que no encuentra más allá del teatro".

Fdo: Araceli Pascual
 

Califica este artículo: 
No votes yet
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK