Salsa: música, baile

Imagen de admin
Image: 

El maestro de la salsa Eddie Torres/Archivo.

¿Qué música es la más representativa de la comunidad hispana a nivel de todo el continente americano? Obviamente a nivel local, regional y nacional hay músicas y bailes más representativos, pero globalmente podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que es la salsa. El concepto de salsa suele ser difuso, algo parecido a ponerse salsa de tomate en la mano, que al cerrarla  se nos escapa por todos los sitios –Tito Puente afirmaba que la salsa era eso, lo que se les echa a los espaguetis-. En general, el hispano tiene una definición imprecisa, vaga acerca de qué cosa es la salsa y  si usted pregunta a conocidos le darán definiciones dispares y muy influenciadas por su país, idiosincrasia, barrio y gustos. Le dirán cómo la sienten o el significado subjetivo que tiene para ellos. ¡Con todo, se encuentran plenamente identificados con la salsa! ¿Cómo es posible que sobre algo tan representativo  se tengan tantas interpretaciones y a veces hasta desconocimiento?

Con la salsa ocurre también algo parecido a lo que sucede en un campeonato de fútbol, a saber, existe una cierta rivalidad y ésta surge de preguntas tales como: ¿de qué país es la salsa? ¿qué país es más salsero? ¿quién fue el creador del término salsa aplicado a esta música?... Esperen, esperen, la cosa no acaba aquí, incluso pareciendo la salsa algo bastante difuso para la gente, como hemos comentado en el párrafo anterior, ahora resulta que hay diferentes “estilos de salsa”, tanto a nivel musical como de baile.

Finalmente, por si todo lo anterior fuera poco, para el gran público tampoco está claro quién canta, quién toca salsa y quién no, quién baila salsa y quién no. Mucho menos también, quién es bailador de salsa, quién es bailarín, quién es saltarín, quién baila a ritmo, quién a tiempo, quién a contratiempo y quién a destiempo. Además, el principiante en el baile no  suele distinguir entre los “animadores” y los “auténticos instructores de salsa”, asistiendo muchas veces a clases divertidas pero en las que “se aprende cero de salsa”. Muy pocos conocen acerca de la historia de la salsa y tampoco se suele entender y ni bailar con la percusión, que nos lleva a esa maravillosa sensación de estar subidos en una ola polirrítmica, como indica el maestro de maestros de baile de la salsa-mambo de Nueva York, el señor Eddie Torres, que además fue primer bailarín de la orquesta de Tito Puente.

La salsa es parecida a un enorme iceberg, del cual se suele ver solamente la parte superior. Muchos no la conocen bien, la confunden cual paisaje vaporoso o no la diferencian de otros estilos musicales. Los afortunados que han caminado directamente por su superficie – pongamos que la parte emergente del iceberg de la salsa es el 10% -, lo han hecho con enorme satisfacción y deleite. Sin embargo, cualquier pequeño trozo correspondiente a la parte sumergida –el 90% restante- es una bellísima estancia de ese gigantesco palacio que es la salsa. ¡Hay tanto que descubrir, experimentar y gozar! Solo hay una cosa que nos separa de ese gran palacio salsero, esto es, un aprendizaje eficaz. Preguntemos a un buen músico de salsa o bailador si ahora disfruta mucho más que antes de haber aprendido o si le gustaría perder alguno de sus conocimientos adquiridos. ¿Qué creen que les responderá? La buena noticia para los amigos y amigas que  aún no saben” o los que “ bailan a su manera” y desean aprender a bailar salsa con fundamento, es que tan solo con un pequeño empujón inicial, con unos mínimos conocimientos, práctica, reorientación y ganas, ya se alcanza el principal objetivo, a saber,  “incrementar el nivel de disfrute en el baile”, como nunca hubiéramos podido imaginar – siempre que se sepan apretar “las teclas correctas. No solamente deberán enseñarse “ejercicios de movimiento aeróbico” o “ir a ritmo sin más”, que por sí solos conducen a una enseñanza pobre y de baja calidad. Por encima de cualquier otra cosa, se ha de saber explicar, mostrar y conseguir que quien aprenda, experimente fácilmente el baile unido a la auténtica música salsa, su percusión vertebradora y a un contexto mental ampliado, basado en los conceptos de las diversiones de la excelencia. Todo esto nos llevará al máximo disfrute o experiencia óptima.  Por: Francisco Uceta --- Instructor de Salsa y Tiempo Dos ---

)

EL HISPANO en FACEBOOK